MOQUETA O SUELO LAMINADO
Miércoles, 25 de enero del 2012

Desde hace una década, muchos hoteles decidieron cambiar el revestimiento de los suelos de sus habitaciones, desplazando a la tradicional moqueta en favor de suelos laminados que semejan tarima de madera. 

En nuestra opinión y basándonos en nuestra ya larga experiencia que nos liga al sector, dos son fundamentalmente los factores que han influido en dichos hoteles para tomar esta decisión:

1º Factores económicos

Todo el mundo sabe de la problemática laboral respecto al condicionado del puesto de trabajo, horas laborales del contrato, rendimiento laboral, etc. Un hotel dispone de un presupuesto para mantenimiento, limpieza, etc, pues por ejemplo, dependiendo del tipo de limpieza que se aplique, se necesita diferente cualificación y tiempo de dedicación. Una misma persona que hace la cama, limpia el baño y pone la habitación disponible para su alquiler, también puede pasar en un par de minutos una mopa húmeda a una superficie pulida y rígida, sin necesidad de cualificación alguna. No es así si el pavimento es una moqueta, la cual debe ser tratada con mayor detenimiento para su aspiración, limpieza y mantenimiento periódico general.

En un principio parece que el supuesto de la moqueta es más desfavorable económicamente hablando pues parece ser que se necesitaría más personal, o más tiempo de trabajo con el personal existente.

De todas formas la tendencia general es la de reducción de gastos para optimizar el rendimiento económico de la empresa.

2º Factores culturales

En España, la tradición siempre ha estado al lado de los pavimentos rígidos como la cerámica y el parquet, entre otras cuestiones debido al clima y las costumbres en materia de limpieza. Todavía en la mente de muchísima gente, permanece la sensación de suciedad si no se ha fregado el suelo con una fregona impregnada de lejía, cuyos vapores neurotóxicos de cloro consuelan dicha sensación.

Nuestro punto de vista es favorable a la moqueta pues es un material más considerado con el entorno desde su origen en fabricación, dado que no destruye árboles, no usa disolventes orgánicos ni barnices complejos, etc. El único reciclado que admite un suelo laminado, es el reciclado térmico, es decir más emisiones. Sin embargo una moqueta de Nylon, puede ser reciclada y reutilizada nuevamente sin ningún tipo de emisiones.

Si hablamos en términos de confortabilidad, acústica, seguridad e imagen, no hay color, todos estos parámetros se decantan muy favorablemente hacia la moqueta, tanto es así que los hoteles no eliminan la moqueta de los pasillos, que es lo que se ve; un suelo laminado, siempre será un sucedáneo de algo.

En lo que a higiene se refiere y sobre todo al tópico de las alergias, los ácaros y demás infundios adjudicados a la moqueta, podemos asegurar por simple lógica, o más bien por leyes físicas, que el material suspendido en el aire (polvo, mohos, excrementos de ácaros y alérgenos en general) que pueda afectar a la salud, en gran parte es debido a que los pavimentos rígidos no retienen estos agentes, sino que colaboran a su propagación por el espacio de la habitación, dificultando en gran medida su eliminación. No es así en el caso de la moqueta, que mantiene retenidas las partículas en su superficie, facilitando su eliminación por simple aspiración.



Ibermoqueta
Avda. Montes de Oca, 19 nave 14
28700 San Sebastián de los Reyes (Madrid)
Email
central@ibermoqueta.com
Contacto
Tel. 916 511 399
Fax. 916 513 305

27701954