En muchas ocasiones, el clima, la situación de la vivienda o la falta de tiempo no nos permites disponer de un césped natural en nuestro jardín. Una solución a este problema es recurrir al césped artificial o sintético, un producto que con el paso de los años ha mejorado notablemente.

Se puede poner en cualquier tipo de suelo, duro o blando, aunque en superficies naturales hay que preparar el terreno para su instalación y colocar primero una maya antihierbas. Es fácil de limpiar, de mantener y es antialérgico.

 

El césped artificial puede usarse en tres casos:

Decorativo

Césped de baja densidad y altura, indicado para uso ligero y temporal.

Deportivo

Césped para uso deportivo: fútbol, pádel, golf, hockey, etc.

Jardinería

Césped de aspecto similar al césped natural, con drenaje y bajo mantenimiento.

CONTACTA CON NOSOTROS